Páginas vistas en total

Seguidores

8 jul. 2013

Capitulo 15. Parte 1. "Te espero en el parque".

Bueno, este capitulo lo dividí en dos partes. Espero que no les resulte una molestia. Observé que cuanto más escribía y más largo se hacía, al no haber como una separación o página se cargaba la lectura y por comodidad los capítulos que superen las 5 páginas las divido en dos partes, de tres o cuatro páginas por parte. Si hay quejas díganlo y lo dejo como estaba, un saludo.


Capitulo 15. Parte 1. “Te espero en le parque”.


Se iba acercando la tarde y el sol ya estaba bajando muy lenta y suavemente desde lo alto. Daniel estaba esperando la llamada de Shara, pero, al ver que era algo tarde y que aunque no tuviese hambre algo había que comer, esperando no molestar con ello, entró de nuevo en la cocina y miró el reloj que había en ella. La verdad es que con el lio de las botellas de alcohol rotas no se había fijado bien en lo que le rodeaba, pero ahora que pretendía cocinar podía ver bien aquel lugar, como estudiándolo milímetro a milímetro. Suspiró y rebuscó un poco para encontrar una olla y el aceite. La verdad es que era una cocina amplia y bastante moderna por decirlo de algún modo. Todo se reducía a una gama de colores blancos o claros y al color metálico de algunas cosas. Se puso manos a la obra y mirando donde podía estar la pasta la halló en una especie de despensa. Cogió la cantidad que necesitaba y comenzó a poner el aceite en la olla. A su vez sacó luego una sartén, busco algo de carne picada en el frigorífico sonriendo al ver que si había y con ello comenzó a hacer sus espaguetis con carne.
Tras un rato cocinando y después de limpiar cuanto ensució y guardar todo en su lugar como acostumbraba a hacer en su casa, salió de la cocina y se fue al salón buscando a aquella chica, Camile.
-Mmmm, esto, Camile, ¿tienes hambre?. -Preguntó Daniel.
-Si, un poco, ¿por?. -Respondió Camile bastante alegré de que le hablara Daniel.
-Pues... me entró hambre, y no sabia si habrás comido tu o tus padres, pero hice algo de comida para todos, incluso para tu hermano, por si acaso, es más bien por si quieres comer... la mesa esta lista en nada. -Dijo algo cortado Daniel.
-Claro, claro, tranquilo. -Le respondió enérgicamente Camile con una sonrisa.- Ya voy a la cocina.
-De acuerdo. -Dijo Daniel con una leve sonrisa.
Tras esto volvió a la cocina, poniendo cubiertos para todos, pero dejando todos los platos vacíos, todos menos uno para el y otro para Camile. En cuanto acabó no le hizo falta salir para llamar a Camile, estaba ya en la puerta de la cocina mirándolo con una sonrisa de tonta en la boca.
-A, estas ahí, iba a ir a avisarte. -Dijo algo cortado Daniel sentándose en la que por lo visto era su silla.
-No pasa nada. - Dijo Camile con una gran sonrisa sentándose frente a Daniel y cogiendo el tenedor que tenía a su lado comenzó a probar la comida.
-Espero que te gusté... No es nada de otro mundo. -Susurró antes de comenzar a comer él.
-¡¿Estas bromeando?!. -Respondió de golpe Camile.- Si están buenísimos. -Dijo con una sonrisa enorme.
-De... ¿De verdad?. -Susurró Daniel.
-Si, en serio, están muy buenos. -Le dijo Camile con mucho agrado.
-Me alegro. -Dijo Daniel comenzando a comer de nuevo, hasta que de golpe sonó el móvil, era Shara.- Perdón, me llaman, sigue comiendo, ahora vengo. -Dijo Daniel mientras salia de la cocina cogiendo la llamada.
Camile le miró algo apenada y a la vez alegré de estar comiendo con él.
Daniel salió hacia el pasillo llegando al comedor mientras respondía a la llamada de Shara con mucho agrado y esperando que le diera una buena noticia.
-¿Si cariño?. -Dijo Dani al responder a la llamada.
-Bobo que me pones roja... -Dijo bastante enrojecida al oír la voz de Dani decir “cariño”.
-Se siente pequeña. -Respondió cariñosamente.
-He hablado con mi madre... y no me dejaba, pero de golpe mi tío insistió en llevarme y puedo ir cielo, así que nos podemos ver. -Dijo muy ilusionada Shara.
-¡Bien!.- -Respondió sin ocultar la emoción Daniel.
-¿Nos vemos en el parque que hay cerca de la estación?. Así vamos juntos al lugar y no te me pierdes cielo. -Propuso con una voz dulce Shara.
-Pues claro cariño. -Le respondió con una tonta sonrisa en la boca.
-Vale cielo, pues a las cinco en el parque de la estación, que es pequeño y me llegas sin perderte. Hay te espero, ¿va?. -Dijo Shara.
-Vale cariño, no llegaré tarde. -Dijo ilusionado Dani.
-Vale bobito, cuelgo ya que si no se queja luego mi madre de las llamadas, lo siento. -Dijo con algo de pena.
-No pasa nada tontita, nos vemos en un ratito, ¿va?. Sonríe anda, que con una sonrisa en la boca estas más linda. -Susurró Daniel.
-Tonto, ya me has puesto idiota... va, nos vemos a las cinco ee, te quiero. -Dijo Shara.
-Y yo a ti boba. -Le respondió Dani y luego esperó a que colgara con cara de tonto.

Cuando colgó volvió a la cocina y encontró a Camile con el plato casi vacío, como esperándole para acabárselo.
-Lo siento, era importante. -Dijo sin más Daniel mientras se sentaba de nuevo.
-No pasa nada, esperaba y ya esta. -Sonríe Camile.
Daniel se mordió el labio moviendo levemente la cabeza en señal de negación mientras volvía de nuevo a comer, mientras Camile comía algo más despacio, medio mirándolo de vez en cuando.
Estuvieron un rato así, hasta que ambos acabaron y Daniel cogía una pieza de fruta, una manzana, y comenzaba a morderla tras lavarla antes un poco. Camile simplemente le observaba hasta que volvió a preguntar.
-Oye, ¿seguro que no quieres venirte conmigo y unos amigos y amigas esta tarde?. -Dijo con algo de esperanza en que dijera que sí.
-Si quieres puede que otro día... -Susurró Daniel.- Es que esta tarde he quedado ya... Por eso era importante la llamada.- Dijo esto ultimo con una alegría por dentro que no podía ni explicar.
-Vaya... Vale... Te tomo la palabra. -Dijo Camile algo desilusionada. Hubo un incomodo silencio y de golpe soltó.- Bueno voy a arreglarme... que en un rato me voy, cuídate, si necesitas algo estoy en mi habitación, ¿vale?.
-De acuerdo, pásalo bien esta tarde anda. -Sonrió Daniel.
Camile simplemente sonrió asistiendo y se fue a la ducha. Mientras Daniel se puso a remover la pasta y a servirla en sus platos para que no quedase pastosa y pegada.
Jaime estaba ya de regreso y en cuanto Daniel se dispuso a salir de la cocina para ir a la habitación entró Jaime con un macuto deportivo, por lo visto de su hijo. Lo dejó caer al lado de la puerta y resoplando se acercó a la cocina, y al ver a Daniel se acordó de la comida y que había tenido al chico sin nada que tomar ni le explicó nada.
-Daniel, hijo, lo siento, ¿tienes hambre?. Es que se me pasó... -Susurró Jaime.
-Tranquilo señor, comí hace un rato, y su hija Camile también, que llego hace una hora o así. Hice la comida y les dejé un plato a usted, su mujer y su hijo, espero que no moleste... -Susurró Dani.
-No, no, tranquilo, me has salvado de una bronca con mi mujer por no tener la comida preparada al haberla preparado tu. -Dijo soltando una risa.- Mi hijo esta con mi mujer subiendo unas bolsas que han traído. Luego cuando todos coman te presentaré al resto de familia que no conociste. ¿Tienes algún plan hoy?.
-La verdad es que... Me llamó mi novia, y bueno... me preguntaba si me podría dejar salir un rato esta tarde con ella y de paso veo un poco la ciudad.- Dijo con timidez Daniel.
-Claro, no te preocupes, mientras no estés en horario de trabajo y sea un día libre o sea tu tiempo libre puedes salir siempre que cumplas las normas de esta casa respecto a horarios y comportamiento. -Respondió con seriedad y cierta bondad de padre Jaime.
-Gra... Gracias. -Dijo con una gran sonrisa mientras se retiraba a su habitación.

Mientras tanto Emma y Bratt habían acabado de comer y estaban ambos en la habitación de Emma. La madre de esta se había ido a descansar un poco y a hacer su “siesta veraniega” como la llamaba ella, por lo que a lo tonto estaban solos por así decirlo.
-Bueno, ¿esta tarde que vamos a hacer por hay?. -Dijo Bratt interesado.
-Pues... No sé, lo de siempre. -Dijo Emma medio suspirando dejándose caer en su cama medio recostada.
Bratt se fijó en ella un poco, bueno, un poco bastante algo sonrojado.- Bueno al menos estaré contigo... -Susurró Bratt.
Emma enrojeció de golpe con una leve sonrisa y se sentó de nuevo en le borde de la cama sin saber que decir.
-Que mona estas cuando te sonrojas. -Dijo Bratt sacandole la lengua.
-Idiota... -Respondió Emma aun más roja dándole levemente un manotazo en el brazo.- Idiota pero bonito... -Susurró al final.
-Boba... -Dijo Bratt rojo.
Emma se le acercó y beso su mejilla muy lentamente y luego se sentó de nuevo bastante alegre moviendo los pies en el aire, y cuando Bratt se iba a lanzar a devolverle en el beso y decirle lo que sentía sonó el móvil de Emma. Era un mensaje, pero aun así sonó.
Cogió el móvil y miró el mensaje, era de Shara, y mientras leía el mensaje le llegó otro, por lo visto de Camile.
-Madre mía como están las dos... -Suspiró Emma mientras releía ambos mensajes.

¿Qué estaría pasando?. ¿Qué decían esos mensajes?. La tarde se acercaba rápidamente y lo que nadé se esperaba menos posiblemente nosotros sucedería. ¿Pero que exactamente?.

Pronto muchas cosas se revelarían a todos.

Disculpas.

Para empezar, perdón. Perdón por la ausencia. Tuve miles de problemas que me impidieron publicar entre otras cosas, aunque se que casi nadie leerá ya este blog, pero bueno, por los que si lo hacen. Os comunico que en breve lanzaré el décimo quinto capitulo, espero que les guste y espero que sigan leyéndome. Un saludo a todos.