Páginas vistas en total

Seguidores

15 dic. 2012

Sexto capitulo."Las nubes se acercan"

Perdonen si de hoy en adelante tardo un poco más de lo acostumbrado, pero tengo unos pequeños problemas técnicos con mi portátil y no puedo trabajar, por lo que, tengo que irme fuera de casa para ello. Un saludo y gracias por leerme.


Capitulo 6. "Las nubes se acercan"

Shara estaba ya casi al final de las escaleras, el corazón se le aceleró levemente sin saber porque, pero lo que si sabía es que estaba bastante nerviosa. Al llegar frente a la puerta de la habitación de Daniel llamó a esta, pero nadie contestó, solo se oía un pequeño y leve sonido, como el de un niño llorar a escondidas.
Al oír esto entró sin pensarlo dos veces y tragando saliva se encontró a Daniel encogido, abrazándose las piernas y llorando sin para al otro lado de la cama, entre la pared y esta, lo que le partió el alma e hizo que al pequeña sonrisa que tenia se desvaneciera por completo de golpe y plumazo. Se acerco despacio y de golpe un escalofrío recorrió su espalda por completo antes de ponerse de rodillas ante él.

-Dani... ¿Puedo llamarte así?. -Susurró Shara mientras tragaba saliva intentando no llorar ella también, ya que cuando veía a alguien así, le entraban de llorar.
Daniel simplemente afirmó entre sollozos ocultando su cara en sus rodillas aun abrazadas.
-Dani... Hablas de un tal... "Él" y ahora estas... -Volvió a tragar saliva intentando contener sus sentimientos.- si quieres... -Susurró- ¿Puedes decirme quién es Él?.
-Dani con la cara llena de lágrimas y los ojos algo apagados susurró solo una palabra como pudo entre sollozos.- Hermano...
Shara no supo como reaccionar al escuchar aquella palabra. Sentía una mezcla entre pánico y angustia. No sabía que decir o como reaccionar ante aquella noticia, además, por lo que decía y como se ponía o algo muy malo le tenia que haber hecho su hermano, o algo pasaba entre ellos dos que el hacia sentir así de mal. Tras tranquilizarse un poco y una bocanada de aire se atrevió, al fin, de nuevo a hablar.
-Dani, yo, no se que decir... Solo que... Si quieres hablar un poco o necesitas algo me tienes aquí, ¿vale?. -Tras decir aquello acerco al mano para acariciarle la mejilla pero Daniel se echo un poco hacia atrás como con miedo lo que hizo que Shara frenase un poco la mano y la acercara muy despacio hasta contactar la yema de sus dedos en su mejilla y comenzar a acariciar esta lentamente limpiándole las lágrimas.
-Venga... No llores por favor... -susurró mientras una lágrima se le escapaba.-
Al ver esto Daniel, se acerco, le beso la mejilla por donde caía la lágrima y abrazándola de golpe al ponerse de rodillas también susurró:
-Gracias... Muchas gracias Shara... -Tras esto se quedó abrazado a ella apoyando su frente en su hombro y Shara algo impresionada esbozo una leve y cariñosa sonrisa mientras acariciaba su espalda.
-No hay porque darlas... -Susurró ella cerrando los ojos mientras le correspondía el abrazo.

Tras esto se separaron lentamente y Daniel le ofreció una sonrisa sincera mientras se pasaba la manga por las mejillas y ojos, se levantó y besó la frente de Shara que cerró los ojos sonriente. Daniel se acercó y susurró:
-Deberías hablar con Emma... yo voy a hacer la comida, ¿va?.
Dicho esto salió de la habitación sin llegar a cerrar la puerta y bajando las escaleras se dirigió a la cocina.
Shara se quedó un rato ahí de rodillas. No paraba de pensar en Daniel y lo que le había dicho. Suspirando con una sonrisa en los labios por aquel abrazo y aquellos besos. Se levantó y suspirando por segunda vez cerró los ojos y ando atontada hasta la puerta, saliendo por ella luego y bajando las escaleras lentamente hasta llegar por ultimo a la puerta de la habitación, la cual abrió despacio hasta encontrar con al mirada a Emma pegada al móvil  medio pegando gritos de vez en cuando, por lo visto estaba discutiendo con alguien.

-Te estoy diciendo que estoy con Shara en casa de unos amigos de sus padres, ¿puedes parar de ser tan paranoico, por favor?. -Dijo alterada Emma mientras hablaba por el móvil.
Shara se quedó algo impresionada y en silencio caminó hasta el borde más próximo de su cama, sentándose en este.
-Mira Aiden, jo-joder... que te lo estoy diciendo en serio... si no me crees te paso a Shara... -dijo Emma más alterada aun y tragando saliva. Aiden era su novio, llevaban saliendo ya cinco meses, pero era un chico muy bastante celoso y a veces muy paranoico, cosa que estaba empezando ha hacer daño a Emma porque casi nunca podía salir a ningún lado pro su culpa.
-Aiden, ¿te me puedes relajar y escucharme?.- Grito y acto seguido empezó a llorar tirando el móvil al suelo.- ¡Joder!.
Shara al ver aquello se levantó se sentó a su lado pasándole un brazo por el hombro.
-Emma... Cariño... ¿Qué ha pasado ahora?.- Susurró Shara despacio intentando tranquilizarla.
-¡¿Qué ha pasado?!.¡Qué no ha pasado mejor dicho!.- Grito llena de rabia y bastante dolida mientras Shara la abrazaba fuerte.
-Venga Emma... Sabes que me lo puedes decir... -Susurró Shara.
-Que me tiene cansada ya con sus paranoias de que me voy con otro cuando no estoy con él, ¿sabes?. Y encima el señorito dice que me vaya a la mierda y que disfrute de amante, que le pida salir al otro y no le vuelva a hablar... Joder... -Comenzó a llorar desesperadamente mientras la abrazaba con fuerza y Shara a su vez le acariciaba despacio.
-Emma... No es tu culpa y lo sabes... Además, él se lo pierde, te ha tratado y a tenido como le ha venido en gana... -Intentó tranquilizarla Shara.
Emma no sabía que decir ni que pensar, su cabeza le daba vueltas y vueltas y no podía pensar ni decir cosas con claridad, solo le salía en aquel momento llorar, pero sabía que Shara tenía razón.
-Vamos a ayudar a Dani en la cocina, ¿vale?. Si no, vamos a despejarnos un poco y luego te quiero comiendo, ¿entendido?. -Dijo Shara con cariño.

Emma asintió levemente con la cabeza poco convencida a esto y suspiró entre lágrimas.
Shara hizo el gesto de que iba a levantarse y Emma se le separó despacio aun entre lágrimas, por lo que Shara le limpio las lágrimas tragando saliva, con su mano despacio.
-En esa cara tan bonita no puede haber lágrimas.. -Susurró Shara.
Tras esto salieron despacio de las estancia y Shara cogió del brazo a Emma para llevarla hasta la puerta de la calle, la cual abrió y se sentó en las escaleras que había ante la puerta, las cuales daban al pequeño jardín que tenían alrededor de la casa.
Emma se sentó a su lado suspirando entre leves sollozos y se pasaron ahí sentadas un largo rato hasta que se hizo algo tarde y tras estar conversando, Daniel, apareció tras de ellas.

-Señoritas, la comida esta lista. - dijo animado Daniel mientras se ponía de cuclillas tras Shara, la cual giró su cabeza encontrándose con su mirada y sonriendo tontamente, mientras Emma, sin gana alguna de comer sonreía levemente para no preocupar también a Dani.
-Gracias Dani. - sonrío Shara mientras se levantaba con una sonrisa y ayudaba a levantarse a Emma.
-No hay de que pelirrojilla. -Sonrío Dani giñandole un ojo mientras se fijo después en los ojos llorosos de Emma.
Al ver esto Emma aparto su rostro mirando al suelo suspirando algo nerviosa. Dani se acercó un poco y susurrando dijo:
-¿Qué te pasa Emma... ?. Pero Emma no contestó.
Shara se acercó a Dani y abrazándole del brazo muy avergonzada susurró despacio.
-Dale tiempo y cuando quiera te lo dirá, ¿vale...?. - Y tras esto le soltó del brazo y entró en casa lentamente bastante sonrojada tanto por lo de "pelirrojilla" como por lo que acababa de hacer.
Emma le siguió detrás y Dani, algo sonrojado y sonriente se quedó un instante disfrutando de aquel momento, con la leve brisa del aire en su cara. Había unas cuantas nubes grises a lo lejos, lo que indicaba que aquella noche o al día siguiente llovería y eso le dio que pensar a Dani, pues siempre acababa presagiando cosas dependiendo del clima o la luna. Tras ese instante entró en casa y echó la llave a la cerradura andando luego hacia la cocina donde se encontró con ambas chicas colocando la mesa.

Shara y Emma se sentaron a la mesa tras acabar de ponerla y Dani, les sirvió la comida, que era un plato de carne con salsa tártara y de postre una tarta de chocolate blanco y negro que estaba enfriándose en la ventana. Emma no comió apenas, aunque probó la tarta y un poco l comida por no preocupar a Shara, la cual disfruto tanto de la comida como del postre como una enana.
Dani nada más acabar se levantó y como ya era automático y normal en el se dedico a retirar los platos de ambas y el suyo propio y comenzó a limpiar la mesa y la cocina. Al ver esto Shara se levantó y se puso a ayudarle mientras Emma se dedicó a pensar sentada en el borde de la mesa y a ayudar e vez en cuando. Ninguno se esperaba que les esperaba aquella larga he intensa tarde.