Páginas vistas en total

Seguidores

27 nov. 2012

Segundo capitulo, "El incidente"

Bueno, eh aquí el segundo capitulo de esta nueva historia mis queridos lectores.
Publicaré un capitulo cada semana, a no se que por alguna circunstancia suba dos. Bueno os dejo ya con este nuevo capitulo y no os aburro más, disfrutarlo, espero que os guste.



Capitulo 2. "El incidente"

Aquel clima lluvioso, aquel viento y aquel cruce de miradas entre Bratt y aquel chico sin decir ni una sola palabra ambos era algo desesperante ya y eso comenzó a incomodar tanto a Emily que empezaba a agobiarse por las horas que eran y la bronca que le caería de sus padres , como a Shara a la que no le gustaba nada aquella situación.

-¿Nos vas a indicar como llegar a la maldita ciudad o vas a seguir hay de pie mirándonos?. No tengo toda la noche... -dijo Emily con voz casi ahogada  al ver la mirada intensa de aquel chico.

De golpe aquel chico ladeo la cabeza para no dirigir le la mirada ni a Emily ni a Bratt, suspiro y agacho la cabeza como si nada y se acerco al coche sin vacilar. se inclino un poco y mirando de cerca a Emily, pasando de Bratt que estaba a su lado, pero era como si no existiera susurro alzando la voz poco a poco hasta llegar a tener un tono firme y sonoro.

-Si siguen esta calle hacia abajo llegaran a aun cruce de caminos, tomen la dirección del camino de la derecha y sigan hasta encontraran un cartel que indica autopista, cuando lleguen diríjanse a esta y llegarán en un cuarto de hora aproximado a la ciudad local.- Tras esto se quedo en silencio, se separo de las ventanilla y dio unos pasos hacia atrás bajo al lluvia sin dar la espalda al coche.

Emily se quedo algo parada en aquel momento, y sinceramente era la primera vez que podían medianamente ver bien el rostro, aunque lo único que visualizaron bien era sus grandes ojos verdes.
Shara miro a Emily con una cara de satisfacción y alivio a la vez que de intriga por aquel chico, todo aquello era bastante raro. Bratt nada más ver que se alejaba un poco aquel chico le dio las gracias y subió la ventanilla poniendo en marcha el coche y empezando a alejarse de aquel sitio conforme le mencionó aquel muchacho.

-¿No es un poco extraño que siga hay bajo la lluvia?.- Susurró tímidamente Shara.

-Si, pero bueno, si esta pirado no es cosa nuestra.- Dijo de manera cortante Bratt a la vez que miraba de reojo a James que seguía dormido como si nada en el asiento del copiloto.

-Ya, pero... no se... -le respondió Shara.- Algo debe pasar le o algo estaría haciendo... no creo que este loco...

-Ya, ya pequeña, ya esta, deja el tema y punto, ¿vale? -Saltó Emily sin dejar hablar a su hermana menor y suspiro cruzándose de brazos.- Además, como dijo Bratt no es de nuestra incumbencia.

Shara permaneció callada en el coche, mirando por al ventanilla de su lado como caía y descendía la lluvia por el cristal. No podía dejar de pensar en aquel chico y en que le podía estar pasando, no le cabían las cosas en la cabeza, no sabía porqué, pero, quería saber, ayudarle, no podía vivir sin conseguir la sonrisa de la persona ajena o conocida. Emily mientras tanto ya empezaba a despreocuparse de lo ocurrido, solo le preocupaba llegar a casa rápido y con prisa, insistiendo le a Bratt para que acelerase, el cual se negaba porque ya iban a 80 kilómetros por hora por un camino en mal estado donde no se podía ir a más de 40 km hora. 
Ya James por todo el jaleo que armo Emily acabo despertando. No entendía nada para ser honesto, pero estaba viendo a Bratt muy alterado al volante y eso no era bueno así que acabo por mandar a callar a Emily de mala manera.

-Mira niña del demonio, ¿quieres qué nos matemos?. No, así que a callar ya de una puta vez la boca que me das dolor de cabeza.

Emily se quedo algo conmocionada y no sabía que decir, pero a Bratt tampoco le gusto aquella reacción de James. La gracia es que no habían llegado aun a aquel cruce y se estaba poniendo aun peor hasta que al final se le junto todo y pegó un frenazo al oír a Shasa gritando por ver delante del coche a un jabalí. Aquel frenazo dejo inconsciente a Bratt por golpearse la cabeza con el volante y a James prácticamente fuera de combate por golpearse todo el dorso del cuerpo. Shara al llevar el cinturón solo se quedó paralizada por el susto y su hermana no corrió la misma suerte ya que salió despedida contra el asiento de delante y se hizo una herida en la cabeza. Shara que era la única que mantenía la consciencia junto con James no sabía que hacer, estaban desesperándose, sintiéndose impotentes hasta que de golpe James visualizo una pequeña luz acercándose  "Su salvación" pensó en aquel momento, y comenzó a dar gritos como podía resistiendo el dolor que sentía en su hombro.

Un anciano apareció ante la ventanilla de James con una linterna, tenía su coche cerca y estaba buscando una cosa cuando les encontró.

-¿Puedes abrir la puerta o moverte?.- Pregunto sin demora el anciano.

-Si, y dos de mis compañeros no están muy bien... -Musitó James al verlos a todos de reojo mientras abría la puesta de su lado y se dedicaba a sacar despacio a Bratt.

-Os llevaré a mi casa, mi mujer es enfermera y algo podrá hacer, al menos descansad hasta mañana, ya llamaré a vuestros padres.- Ofreció el anciano instantáneamente ayudando a James con Bratt para llevarlo a su coche mientras antes abría la puerta de Shara.

Ni a James ni a Shara les gustó al idea, pero no tenían alternativa, así que aceptaron. 
Aquel anciano tan simpático  o eso demostró de camino a su casa estuvo atento del estado tanto de Emily como de Bratt que seguían inconscientes mientras Shara y James como podían se encargaban de examinarles superficialmente.
Una vez en al casa del anciano este abrió la puerta y llamo a voces a su mujer, habían vuelto a aquel pueblo, cerca de la plaza donde encontraron a aquel chico, y de golpe, por la puerta salieron tanto la mujer como un chico encapuchado y mojado hasta los huesos, Shara se fijo bien y no podía ser, era él, aquel muchacho. ¿Qué haría en esa casa?. ¿Qué estaba pasando?.





21 nov. 2012

Una nueva historia.

Si; perdonar mi largo y prolongado retraso, pero anduve ocupado, liado y pensando en muchas cosas y una de ellas es que hoy no os dejaré un poema, sino un relato u historia, bueno, el primer capitulo, que espero que os guste.


Capitulo 1. "Bajo la lluvia"

Era una noche de viento en la que, de vez en cuando, caía del cielo alguna que otra gota de agua sin llegar a llover, sin duda era una noche para no estar en la calle. La luna llena podía iluminar bastante bien las calles oscuras de aquel pueblecillo perdido en medio de la nada, no muy lejano a una gran ciudad.
Todo estaba en silencio, los únicos sonidos eran el del crujir de las ramas, por el azote del viento, de los pequeños arboles que decoraban las calles del pueblo y el impacto de las escasas gotas de agua a modo de lluvia, si se le podía llamar así, contra el suelo.
En una de las pequeñas calles, había un chico de una estatura media y algo delgado, sentado en un banco mirando al suelo, parecía decaído. No podía observarse su rostro por la oscuridad, pero se podía apreciar por bajo la luz de la luna y una tenue luz de una de las pocas farolas de la calle que funcionaba, que llevaba puesto unos pantalones baqueros y una sudadera negra sin ningún tipo de detalle, simplemente básica, tal cual. Llevaba la capucha puesta y de vez en cuando se podía apreciar como sacudía la cabeza levemente hacia los lados. 

El viento era cada vez más fuerte y helado y comenzó a llover. Aquel chico parecía estar en otro mundo, pues a pesar de todo permanecía ahí, sentado, sin moverse.

Tras pasado un rato, las campanas del pueblo sonaron y dieron la una de la madrugada, el chico giró la cabeza hacia el campanario de la iglesia, no muy lejana a la calle donde el estaba, y el viento le echo la capucha hacia atrás, dejando al descubierto su rostro. Tenía la piel algo pálida, sus ojos eran grandes y mostraban lo poco que dormía aquella persona, pues tenía unas ojeras algo oscuras. Su sonrisa era apagada, no mostraba ninguna felicidad ni tristeza.
Su cabello era oscuro y liso, con un peinado corto pero con un flequillo algo largo. No se podía ver con claridad ni el color de sus ojos ni nada más ya que el viento y la noche no permitían que se pudiera ver mucho.
Las gotas de lluvia caían sobre su cara mientras el cerraba los ojos y elevaba la mirada al cielo a al vez que entre las gotas de la lluvia se camuflaban unas pequeñas lagrimas. Lagrimas que acabaron por transformarse en llanto al poco tiempo.

No muy lejos de hay sobre esas horas andaba un grupo de cuatro personas, dos de ellos eran chicos y las otras dos, chicas. Iban en coche, acababan de salir de una fiesta en un descampado a la afueras de la ciudad y por lo visto se habían perdido por el camino. Uno de los chicos, llamado Bratt, era quien conducía el coche, pues era el único con carnet que ni había bebido apenas, por no decir que no lo hizo, e intentaba conseguir localizar por donde volver hasta la cuidad llegando por un desvío hasta aquel pueblo callado y silencioso. Bratt tenía unos 20 años, unos cabellos cortos y rubios algo despeinados siempre, con una mirada intensa y desafiante de color castaño y una piel de un tono moreno. Alto y con un cuerpo buen cuidado, se podía decir que era el "guapo" del grupillo aparte de ser el más mayor de todos.

Emily, una de las chicas, que era la mayor de las dos, al ver la hora y aquel sitio desconocido comenzó a desesperarse, además, si llegaba una noche más tarde a casa con su hermana pequeña estaría en un buen lío.
Era una chica algo alocada pero bastante pensativa a al hora de tomar decisiones, con un pelo largo de melena castaña y con el pelo recogido en una trenza normalmente.
James que era el copiloto en aquel coche y el más fiestero de todos iba medio adormilado ya, ya veríamos de que se acordaría mañana al despertar de la cantidad de alcohol que había ingerido en la fiesta. Era de una estatura media normal, muy moreno y algo delgado, con unos ojos verdes claro y un pelo muy corto excepto por la parte superior de la cabeza, con una especie de tupe-cresta como peinado.
La ultima ocupante del coche era Shara, que dormía atrás en el coche con la cabeza apoyada sobre el hombro de Emily. Shara era la "tímida" aparte de la más pequeña, y la hermana menor de Emily. Tiene uno largo cabello rojizo y unos ojos azules. Sus mejillas se sonrojan con facilidad y estaban levemente llenas de pecas, aparte tenía la manía de sonreír siempre ocurriese lo que ocurriese, para hacer feliz a los demás y que no tengan que preocuparse.

Aquel chico desconocido que lloraba bajo al lluvia permanecía aun en el banco con la cabeza elevada hacia el cielo hasta que escucho el sonido del motor de un coche acercándose y giro la cabeza abriendo los ojos mientras se levantaba de aquel banco poniéndose de nuevo al capucha de su sudadera, no quería que nadie el viera la cara.

Los ocupantes del coche no eran ni más ni menos que aquellos cuatro chicos y chicas y al ver que aquel chico estaba en la calle, aunque les pareció raro por el tiempo que hacia, pararon el coche a su lado y Bratt bajo la ventanilla de su puerta para preguntarle.

-Buenas noches.- dijo Bratt con la mirada clavada en aquel chico.


-Buenas noches para usted.- Musito al rato ladeando la cabeza a un lado.


Shara al oír a Bratt y sentir los pequeños movimientos de Emily por su desesperación entreabrió los ojos mirando por la ventanilla, todo le parecía raro y no sabía ni donde estaban, solo sabía que su noche había sido una "mierda" hablando mal y como de costumbre se dedico a mirar a la gente beber sin beber ella nada.

Aquel chico la miro un segundo y luego susurro a Bratt

-¿Qué quieres?.- digo algo cortante, como queriendo que se fueran-


-Saber como llegar a la ciudad, nos hemos perdido. - Dijo calmadamente Bratt.


Emily y Shara sabían que la cosa no se quedaría en solo aquello y que aquel chico era más raro de lo normal, porqué quien en su sano juicio estaría a aquellas horas bajo la lluvia.

Bratt y aquel chico cruzaron miradas, una nueva historia acababa de comenzar.